Chicago

18.03.2021

Chicago es uno de esos grandes músicales de Broadway de los que casi todos hemos oído hablar, aunque quizás no hayamos tenido la oportunidad de verlos, al mismo nivel que Cabaret, El Rey León o El fantasma de la Ópera.

Por lo tanto no es fácil de adaptar a película.

Cada medio tiene sus propias características, su propio lenguage y juega con sus propias normas.

Por ende, no siempre se pueden adaptar las historias, o al menos no siempre es una buena idea.

Me diréis posiblemente que muchas películas son músicales, sin ir más lejo las de Disney. Pero las películas Disney son películas con canciones. Un múscial posee también otras dimensiones, que se pueden perder al pasarlos al cine.

Por suerte, Chicago lo hace de forma brillante.

Pienso que pese a todo, debe de ser mucho más interesante de ver en el teatro, sin embargo, la adaptación de xxxxx es muy inteligente.

Aprovecha el cambio de medio para hacer cosas interesantes con las herramientas que ofrece el cine, cómo imágenes en paralelo entre las canciones y la trama,lo que da una sensación de ver una obra de teatro dentro de la película, una elección de mise en abîme interesante; jugar con los ángulos de forma innovadora, la presentación de las prensa....

Otra de las cosas que es un acierto, es haberla hecho corta. La película dura una hora y media, lo que no es mucho en el medio del cine, pero es lo justo para contar esta historia, la historia de dos asesinas en el chicago de los años 20. Y finalmente, el reparto es sobresaliente. Todos actúan muy bien (aunque Renée Zwelleger siempre pone la misma cara, con los labios en forma de u, y eso me saca de mis casillas-- pero no lo hace mal), y en cuanto a Catherine -Zeta Jones (vozaron) y Richard Gere, se salen.

En cuanto a los personajes secundarios, elegir a Queen Latifah para interpretar a Mama, es sin duda la mejor de las ideas, porque es una diosa que se come la pantalla cada vez que aparece, y xxxx para interpretar al marido también, pues ransmite la ternura y piedad que su personaje debería ( y su Mr. Celophane es increíble).

La música es buenísima, aunque eso no es mérito de la película.

Si te gusta el Jazz y las historias de abogados, la película te enganchará.