La casa de papel

26.04.2021

Quizá se deba a que llego después de todo el universo - como me han hecho notar, es la serie más vista de Netflix , y se estrenó en 2017 -¡ya tres años! -pero no me ha parecido para tanto.

Es una serie más que notable, sí, y me ha gustado, también. Ahora, tiene fallos por un tubo.

Lo que más me gusta, sin duda, es que sea una historia de atracos. Hay elementos que me encantan, como los nombres de ciudades, elementos que , aunque no parezcan importantes, les dan todo su encanto a los protagonistas y a la serie. Los protagonistas me parecen bien construidos, algunos me caen bien, otros peor, pero eso no es un problema, al contrario, hace que todo sea más rico en intriga, porque realmente, es uno de los puntos más fuertes de la trama, las relaciones que se tejen entre cada uno de los personajes, pese a la orden del profesor "No quiero nada de relaciones personales".

Y es que, a medida que avanza la trama, estas relaciones, que al principio parecían más bien simples se van intrincando y complicando cada vez más, al mismo tiempo que se desvela el pasado de los personajes. Hay grados de relaciones, hay capas y además evolucionan. Y es completamente normal.

¿Qué puede unir más que un atraco de estas dimensiones? Volverse ricos y volver a atracar otro banco por todo lo alto, sin duda. Pero eso ya es otra historia.

A lo que voy, es que la casa de papel es una historia sobre los personajes y sus relaciones, y ese aspecto está muy bien cuidado. Consiguen que nos enamoremos de los que nos tienen que enamorar (mi preferidos son Nairobi, Helsinki y Denver) , que odiemos a los que tenemos que odiar (maldito Arturito) y que sintamos una maraña de sentimientos contradictorios con personajes como Berlín o Palermo - ese argentino le da todo el sabor que le faltaba a la serie en las ultimas temporadas- .

En cuanto a lo bien que está montado el plan, chapeau. Es cierto que tampoco es el plan más intrincado que he visto jamás en ficción (echadle la culpa a los animes) pero está finamente hilado, y los cabos bien atados.

El problema, es que no siento la tensión, el problema es que en situaciones en las que los protagonistas ya deberían estar muertos o bastante más en la mierda, no lo están, el problema es que nadie en su sano juicio aguantaría al imbécil de Arturo en la vida real por muy "ladrones pero no asesinos" que sean, porque causa más problemas dentro del edificio que fuera, y la única razón por la que sigue adelante, es la conveniencia del guión. Y sobre todo, es que no me termino de creerme la relación entre El profesor y Raquel Murillo, que dicho sea de paso me parece la inspectora más inútil que se ha visto en la ficción. Que vale que el plan está muy bien montado y tal, pero es que haría mejor su trabajo retirándose. Por último, es un detalle, pero la voz narradora de Tokio me saca muchísimo de la historia.

Entonces claro, cuando fallan los elementos que le dan realismo a la historia, que me permiten hacer una abstracción de mi realidad para meterme de lleno en la historia (elemento narrativo del que hablamos aquí), pues no puedo disfrutarlo igual. Sobre todo porque el némesis principal del profesor no supone en ningún momento una amenaza, y el drama que supone su historia de amor no se siente como tal.

Pero la excelente noticia, es que todos estos pequeños fallos se arreglan bastante el segundo arco, las dos ultimas temporadas. Particularmente, en la última hasta ahora, he de admitir que me la he tragado de un tirón. No puedo decir casi nada malo de esta segunda parte, al contrario. Los personajes mejoran, los nuevos están increíbles -Sierra- los elementos dramáticos se incrementan, las relaciones se complican más y la tensión es máxima. La voz de Tokio sigue aburriéndome mucho pero bueno. Y además, la razón de partida para este segundo arco es buena.

Quizá corra el riesgo de alargarse un poco.

En cuanto al crítica social, por el momento me guardo mi opinión. Se ha transformado en una parte fundamental de la historia, pero tengo la impresión de que esa no era la idea de base, y que lo añadieron al final de la segunda temporada un poco de pegote. Sin embargo, es interesante y si consiguen llevar ese tema bien al desenlace, puede ser muy interesante, o quedarse en nada.

Ya veremos.