A private war, por Matthew Heineman (2018)

22.03.2021

"Quiero contar tu historia" -

A private war, es el titulo en inglés de "La corresponsal", película de 2018 de Heineman sobre una corresponsal de guerra. La ví hace unos dias por la tele.

 Y tenía que hablar de ella. 

Hay gente que tiene vidas que alcanzan otro nivel.

A veces es tan simple como eso. Cuando pienso en estas vidas únicas, siempre me reflexiono sobre el destino. La primera película que ví que me hizo meditar sobre año fue "Siete años en el Tibet", de Becky Johnson (1997), claro que no es comparable. Esa película son palabras mayores. Esta película es normalucha, pero creo que la historia de la protagonista, cómo ella piensa de la de los demás, merece ser contada. 

Como escritora, la legitimidad y la necesidad de contar historias es algo que siempre tengo muy presente. Ante una película que trata de este tema, pero dandole un enfoque político,no podía no sentirme implicada. 

A private war cuenta la vida de Marie Colvin, una reportera de guerra excepcional que trabajaba para la BBC.


Es el tipo de película que ves , y no te deja indiferente. La vida de esta neoyorquina te marca: te traumatiza o te inspira (según el tipo de persona que seas) , pero inevitablemente, cuando la película termina, te tiras media hora buscando información sobre esta mujer. Bueno, al menos yo.


Como película se hace lenta por momentos, y no innova ni sorprende, excepto en una escena , una sola, que detallo más abajo, pero permite descubrir una historia de vida excepcional.


Es una pena, porque es bastante larga, y por un momento estuve a punto de dejar de verla, porque se me hacía larga.


Sin embargo, decidí quedarme a verla hasta el final, y me alegro.


Pocos tendrían la vida de Covin.


Un tipo de vida que pocos podrian llevar, y cuyas consecuencias se expresan bastante bien en la película.


La protagonista , interpretada por Rosamund Pyke (todavía no la he visto hacer una sola interpretación mala) no se puede tachar de una persona simple, si fuese un personaje ficticio, podríamos decir que es es profunda, llena de matices y capas.
Luego recordamos que es una historia real.

El resto de actores son correctos, Jamie Dornan como el fotógrafo al menos esta mejor que como Mr. Grey . La verdad es que a nivel puramente cinematográfico no podemos decir gran cosa, es correcto.


Vale la pena aunque sea.solo por reconocer el trabajo de esta mujer.

Aunque lo hace sin ningun tipo de sutileza, la película insiste en el paralelismo entre Marie y una yonkie. Es una adicta a su trabajo, a las situaciones de guerra, pero sufre de estres post-traumatico (y es normal, dadas las atrocidades de las que es testigo), así que entra en un bucle obsesivo en el que al mismo tiempo quiere dejar su trabajo, y no quiere, debería pero no puede.

Y es que su trabajo no es solo un trabajo, es un estilo de vida, es un sacrificio profundo por el que los premios que le ofrecen en reconocimiento a sus reportajes no llegarían nunca a ser suficientes, aunque los acepte con gusto, es un sacrificio en pos de la verdad (y la perdida del ojo no es nada en comparación con su estado mental ) y de ayudar a los demás, pero también es un gesto egoista, que hace por el reconocimiento que puede aportarle, aunque lo que profundamente la mueve sea el valor y la piedad hacia aquellos cuyas historias merecen ser contadas.
Eso hace que Marie esté obsesionada con dos elementos que siempre han estado altamente ligados en numerosas obras, debido a su naturaleza adversa, la muerte y el sexo, y esto se retrasncribe brillantemente en la escena en la que se acuesta con un desconocido y redacta una de las noticias (la mejor escena).