Servicios de Streaming

24.06.2020

Seguro los conces. Disney +, Amazon Prime Video, Netflix y muchas más. Esta modalidad nacio hace solo un par de años, pero ya se han apropiado de las televisiones de todo el mundo, y rivalizan con los medios tradicionales y entre ellas. Pero ¿cuales son sus características? ¿ Cómo funcionan? ¿Valen la pena?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La existencia de estos servicios llevan a un comportamiento nuevo en la consumición de series, llamado el binge-watching. 

Podéis leer todo al respecto aquí. 

Definición del Streaming

La retransmisión en directo, retransmisión o emisión en continuo,también denominado transmisión por secuencias, lectura en continuo, difusión en continuo o descarga continua, es la distribución digital de contenido multimedia a través de una red de computadoras, de manera que el usuario utiliza el producto a la vez que se descarga. La palabra retransmisión se refiere a una corriente continua que fluye sin interrupción, y habitualmente a la difusión de audio o vídeo.

Este tipo de tecnología funciona mediante un búfer de datos que va almacenando el flujo de descarga en la estación del usuario para inmediatamente mostrarle el material descargado. Esto se contrapone al mecanismo de descarga de archivos, que requiere que el usuario descargue los archivos por completo para poder acceder al contenido.

La gran ventaja del Streaming: el tema de los anuncios

Todos sabemos lo fastidiosos que pueden ser los anuncios cuando estamos viendo la tele, youtube o incluso cuando leemos un blog cómo este. Sin embargo, alguna vez os habéis preguntado la razón real de los anuncios, ¿porque son tan importantes?

Está la razón obvia: las empresas necesitan publicitar sus anuncios. No me meteré en temas de marketing aquí, pero está claro que el producto tiene que llegar de una forma u otra a oídos del consumidor. 

Pero también hay otro elemento importante, y es la financiación. 

Las empresas pagarán por los anuncios a los medios de difusión. Los medios de difusión ganan por lo tanto dinero con esos anuncios. Y ese dinero permite que el medio sea gratuito. Al final, se trata de un compromiso. 

Youtube es un ejemplo perfecto: es un servicio COMPLETAMENTE gratuito, y por ende, necesita los anuncios (entre otros, pero estos siguen siendo los más eficaces para generar dinero) para sobrevivir. Al final, es justo, ya que permite al servicio, pero también a los creadores recibir un salario por los esfuerzos. 

Con un servicio de streamming, hay que pagar. Al aceptar hacer esfuerzo économico ( ventajoso (o no)  según el punto de vista y las situaciones de cada uno) evitamos los anuncios. 

Y esa es la gran ventaja, el gran aspecto sobre el que las cadenas juegan. 

Pero no es el único. 

El otro aspecto importante: una programación a la carta

Esta es sin duda, la otra gran ventaja, y aquella que los servicios venden: el poder acceder a contenido exlusivo y personalizado, gracias a un aliado imprescindible, el big data. En una época en la qué vivimos, en la que las ofertas de consumición y entretenimiento abundan en Internet, podemos sentirnos muy muy rápido abrumados por la cantidad de información. 

Así pues, será más fácil para nosotros si nos filtran toda esa información . El ser humano siendo, además un ser de costumbre, qué más fácil que mantener nuestra satisfacción proponiendo contenido similar. 

Además, no hay que olvidar que el streamming nos evita la descarga del contenido, de ahí que sea un servicio en diferido constante.

Finalmente, está el factor de exclusividad. Cada  canal de streamming ofrecerá contenido  general, pero también propio y limitado. 

Una ventaja elitista, y también un cuchillo de doble filo. 

Las desventajas

Cómo explicaba , la exclusividad de estos servicios es un cuchillo de doble filo. 

Primero , porque podría plantearse la ética moral según la cual el acceso a un producto de entretenimiento sea limitado, y que las personas se vean obligadas a pagar para acceder a un único elemento. Obviamente, hay que pagar por el trabajo de las personas que ofrecen el canal de streamming, pero también empujan a la gente a sentirse obligadas  a cada uno de los servicios para poder acceder a un elemento concreto. 

Es eso, o descargarlo ilegalmente. Ese es otro debate en el que no entraré en este artículo. 

Así pues, existe una cierta presión por parte del servicio, y la alta competencia entre los diferentes grupos solo acrecentan esa presión, cuando en teoría estaban diversificando la oferta. Es un espejismo, en cierta forma. 

Además, está el hecho de que filtrar al gusto del consumidor facilita, no lo niego, la búsqueda, pero también impide ver contenido diferente. Al fidelizar al cliente, se cierra las puertas a nuevo contenido (aunque en este aspecto admito que la televisión también acota muchísimo el contenido. Podéis leer este artículo). 

Finalmente, hablemos un poco de  física: precisamente porque el servicio es en diferido, esto implica que requiere de un ancho de banda considerable, que deberá aumentarse a medida que crezca el número de usuarios que se conecten. Cuando el ancho de banda no es lo suficientemente grande, la calidad y el acceso al contenido se ve afectado. 

Conclusión

Me parece que en general los servicios de streamming nacen de una idea de democratización del acceso al entretenimiento y  eso está bien. Sin embargo, no podemos olvidar que es un negocio, y por ende creo que antes de contratar uno - o varios -servicios, hay que pensar bien en qué implica y si de verdad nos es ventajoso.