SOBRE EL ANIME

07.03.2020

Cómo sin duda habréis visto en la sección Series, últimamente he visto unos cuantos animes.

Hacía tiempo que no veía animes.

Quizás porque ya he visto muchos en mi vida, y tengo la manía de vermelos de un tirón. Sabemos que eso, hoy en día, con el Bandwatching (leer mi artículo al respecto aquí) no tiene nada de raro, pero lo cierto es que en mi caso correspondía a la pura pasión obsesión con la que suelo afrontarlo todo, y que hace que sea una frikki de las buenas. Tengo la manía de meterme al 100% en la historia, historia que suelo vivir mucho. Y los animes, que suelen tener capítulos cortos, no presentan un formato que ayude a no viciarse.

El último anime que me vi, antes de esta tanda que ha vuelto a empezar en el mes de Febrero ( y está lejos de terminar) fue Naruto, hace dos años.

Sí, lo sé, he visto el que probablemente sea el anime(y el manga) más conocido de todos con décadas de retraso.

No analizaré Naruto aquí, solo deciros que me gustó mucho, pese a sus defectos y a su relleno (y tiene mucho, pero eso ese problema me lo solventé fácilmente ,simplemente me lo salté). Pero no es lo que se dice una serie corta.

Y tras el empacho de capítulos que me dí (y en pleno periodo universitario, porque sino no sería gracioso) pues no había vuelto a tocar un anime en mi vida.

El anime es algo más que un estilo de animación. Es prácticamente un género en sí, con sus numerosos subgéneros (según el tono de la historia y el público objetivo al que están destinados).

¿Porque digo esto?

Pues lo digo, porque cuando ya te has visto unos cuantos, empuezas a ver las cosas que todos tiene en común.

Y es que es un genero muy codificado.

Está codificado a todos los niveles: tramas, arquetipos de personajes, giros de guión, e incluso diseños. También están codificados en los guiones, ya que los japoneses tiene una forma muy especifica de grabar las interacciones.

Vamos a ilustrarlo con un ejemplo, mi genero favorito, los Shonnen.

Los caracteres con los que se escribe el término shōnen (少年) significan literalmente "chico" (o "joven"), y los caracteres con los que se escribe manga (漫画) significan "cómic". Por lo tanto, la frase completa significa "cómic de una persona joven", o simplemente "cómic de chicos"; el shōnen manga es la forma más popular de manga.2

 Son historias de acción y aventura y tiene cómo público objetivo a los jóvenes adolescentes masculinos ( objetivo en el que no encajo, pero no quita que me encanten).

¿Y esto que implica?

Pues los códigos siguientes:

*Un protagonista extremadamente positivo

*El héroe que desafía su destino

*Un rival frío y callado

*Una amenaza contra la que el héroe lucha con sus mismas armas

...y muchos más.

Cuando ya has visto unos cuantos, puedes imaginarte por donde van a ir los tiros del nuevo.

E incluso sin entrar en consideraciones de géneros, hay una codificación en los animes en general. Esto es completamente normal.

¿Cuál sería el estilo imperante en los mangas y animes?

En mi opinión, y generalizando muchísimo, yo diría que una capacidad bastante impresionante para generar tramas locas y rocambolescas y retorcidas (y, quitando alguna que otra excepción, muy bien hiladas) con giros de guión casi siempre sorprendentes y una tendencia a soltar discursos morales.

También, y eso se agradece mucho, es probablemente uno de los primeros países en meter, sin censura y de forma completamente pública y abierta, personajes del colectivo LGTB+, y eso desde antes de que existiese el término.

De echo, hay géneros que se centran directamente en relaciones homosexuales, cómo son el Yaoi y el Yuri (que juegan mucho sobre las fantasías de los adolescentes). 

Esa apertura de mente en los mangas y animes, cuando en el país la libertad y diversidad sexual no es tal, pues es un tema sobre el que hay todavía un punto de vista muy tradicional , es una de las muchas paradojas del país nipón.

Quizá una forma de expresar y huir de esa visión tradicional, en todo caso, creo que está muy bien, y también para mí ayuda a balancear un elemento que suele también estar bastante presente, que es el fanservice y la sexualización de ciertos personajes (generalmente mujeres). Cuando esto está muy exagerado, se lo denomina ecchi.

Echhi en japones quiere decir H, y hace referencia a Hentai, que son las ficciones de temática sexual. Los ecchi no son hentai (eso es directamente porno), pero llevan la H porque tienen esa variante erótica. -- no me parece mal que algunos animes sean eróticos, pero si la objetización de la mujer--

Cómo podéis ver, hay de todo. Y está, cómo decía, bastante codiciado.

Ojo, no digo que sea algo malo. Porque pese a los arquetipos y características de los diferentes géneros, cada anime es distinto, y generalmente todos consiguen sorprender de una forma o de otra (a menos que sea malo, claro).

Personalmente, os animo a descubrir los animes si nunca los habéis visto. Hay historias que valen muchísimo la pena. Por supuesto, no os recomiendo empezar con animes particularmente gores o complejos, porque sino podéis traumatizaros o haceros un lío intentando entender lo que ocurre (el nivel de complejidad de algunas historias a veces es muy alto).

Tampoco empecéis con algo como Dragon Ball o One Piece, que son demasiado largos.

Mi recomendación sería buscar un par de animes cortitos, de preferencia completos, en varios géneros y que vayáis probando un poco.

Para más artículos sobre animes, id aquí.